viernes, 19 de mayo de 2017

TERRENCE MALICK



Película (2011)

El árbol de la vida

La abstracción, por sí sola, no colma ningún apetito; para ello, seguramente, tenga que ir acompañada de cierta lírica ontológica, de una palpable belleza emocional o de una impronta estética lo suficientemente importante para que el espectador sea capaz de perderse en ella, disfrutando de la caza y captura de todos aquellos elementos que conviertan el visionado de una película en una experiencia trascendental. Y esto es algo que sirve tanto para experimentalistas al estilo de Warhol, Brakhage o Dorsky como también para cineastas que han sabido transformar las imágenes de lo real en el campo de cultivo de las alegorías cinematográficas más importantes del siglo XXI: Van Sant, Lynch, Weerasethakul y Malick.

De todos ellos, parece que Terrence Malick, debido a su anclaje en la encrucijada panteísta –universo, naturaleza, fe– y a su desmedida ambición (al igual ...

Fuente Rockdelux News http://ift.tt/2qECpId

No hay comentarios:

Publicar un comentario